SOMBRAS

-Debes de haberte vuelto loco.
-¡Que no!.-se quejó Iñaki al ver que su amigo no creía lo que acababa de contarle.-Te digo que es verdad.
-¡Estás loco!.-repitió Gorka.-¡Eso es imposible!
-¿Y por qué no probamos? ¿Tienes miedo?

Gorka abrió sus ojos saltones, levantó las manos y comenzó a reír falseando un temblor.
-No me gusta hacer el idiota.-dijo.-Y lo que cuentas es una estupidez.
-Ya. Tienes miedo.-acusó Iñaki.

Se miraron en silencio. Hacía un calor espantoso, el sol brillaba en lo alto del cielo. Gorka levantó la cabeza y dirigió sus ojos hacia el astro rey. Colocó una de sus manos sobre la frente, para apreciar mejor los rayos del sol; después bajó la cabeza, levemente cegado y con los ojos rebosantes de lágrimas.

-Podemos probar.-admitió finalmente.-Pero desde ya te digo que me parece una tontería.
-Perfecto.-se alegró Iñaki y comenzó a aplaudir ilusionado.-¿Con cuál lo hacemos, con tu sombra o con la mía?

Gorka dedicó una intensa mirada hacia las alargadas sombras de ambos chicos que permanecían inmóviles, pegadas en el suelo. Iñaki se movió y la sombra que le correspondía se agitó, imitando sus movimientos. Gorka rompió a reír.
-¿Qué te pasa?.-preguntó perplejo su amigo.
-Nada tío, que todo esto me parece una estupidez.
-No lo es, se han dado muchos casos…
-Vamos a ver… Según tú, si a una sombra la golpeamos con una barra de hierro en, por ejemplo, la pierna, la persona a quien pertenezca esa sombra, al día siguiente, tendrá una herida horrible en ese lugar.
-¡Exacto!
-Es una memez.
-¿Probamos? Podemos golpear si quieres una de nuestras sombras con una piedra y ya verás como mañana…

Gorka estalló en una sonora carcajada y se apresuró a encender un cigarrillo. Ofreció el paquete a su amigo, pero Iñaki lo rechazó con un movimiento brusco de cabeza.

-Es verdad tío, perdona, que lo estás dejando.
-¿Probamos?.-insistió Iñaki.
-¡Qué pesado!.-resopló Gorka con cierta consternación y buscó por el suelo hasta encontrar una piedra. Se giró y vio a su compañero sacando algo del bolsillo.-¿Qué es eso?
-Un clavo.
-¿Un clavo? ¡Qué jodio eres! Quieres clavarlo a una de nuestras sombras, ¿no?
-Exacto. ¿A la tuya o a la mía?
-Prefiero… la tuya.
-¿Por qué, si tú no crees?.-rió cínicamente Iñaki y le hizo entrega del clavo.-Voy a ponerme de pie, para que la sombra se extienda a lo largo, imagino que la sombra tiene que estar entera.

Gorka agarró el cigarrillo con los labios y cogió el clavo. Lanzó a Iñaki una mirada socarrona y se acercó a la sombra que proyectaba el cuerpo de su compañero. No lo dudó ni un instante.
Hundió el clavo en la tierra, justo en la rodilla. Los dos rieron. Gorka entonces sacó el clavo.

-¡No!.-gritó furioso Iñaki.-Para que tenga efecto tiene que estar ahí metido todo el día, es como si un trozo de la sombra se hubiera quedado clavada en el suelo, desprendiéndose ¿No lo entiendes?
-Déjalo, esto es una chorrada.-farfulló Gorka con una expresión en la cara que convenció a su amigo de que era el momento adecuado para abandonar tan extraño juego.

Se sentaron y charlaron sobre cosas que sólo ellos encontrarían interesantes. Gorka encendió otro cigarrillo que devoró en un par de minutos. Iñaki lo observaba cuando desvió la cabeza y su rostro se cubrió de una sonrisa. Gorka sintió interés por ver qué es lo que había provocado aquel gesto.
Sacó un cigarrillo y lo encendió mientras miraba a la persona que se estaba acercando. Saludó con la mano.

-¡Hola!-saludó una chica rubia, de pelo rizado que vestía unos pantalones azules ceñidos y una camiseta roja ajustada. En la mano llevaba una chaqueta de color verde.
-Hola Mary, ¿Qué tal?
-¿Qué hacéis?.-preguntó.
-Pasando el tiempo.-respondió Gorka ofreciendo un cigarrillo a la recién llegada que dibujó una sonrisa con los labios mientras alargaba el brazo para recoger el cigarro.
-¡Espera!.-gritó Iñaki, lo que provocó que sus dos amigos se detuvieran en el acto y lo miraran sorprendidos.-Ponte aquí, Mary, donde yo estoy.

La chica miró primero a Gorka a través de sus ojos azules, después obedeció a Iñaki sin preguntar nada y permaneció de pié. Su alargada sombra se extendió a lo largo del suelo e Iñaki la observó con desmedido interés.

Cogió el clavo y con ayuda de la piedra que había encontrado Gorka, se arrodilló junto a la sombra, a la altura de la cabeza. Ante el asombro de Mary y las muecas burlescas de Gorka, Iñaki clavó el trozo de acero en la sombra de la chica, de un solo golpe, y el clavo se hundió en la tierra, totalmente.
-¡Ya está!
-¿Qué has hecho?
-¡Nada!, mañana nos cuentas si te ha dolido la cabeza esta noche.
-Tú eres tonto.-rió Mary y encendió el cigarro que Gorka le había ofrecido.

Veinte minutos después la chica se despidió y se marchó. Los dos amigos pegaron sus ojos en el trasero redondo y apretado de Mary. Se miraron y rieron a mandíbula batiente.


-¡Que buena está la condenada!.-gimió Gorka.
-Ya te digo…¡¡¡Ayyyy!!!!

Los dos chicos permanecieron charlando casi durante una hora para después despedirse y alejarse el uno del otro.

A la mañana siguiente, Iñaki se despertó hacia las siete. Desayunó ligeramente y se puso ropa cómoda. Se colocó unos cascos para oír música y salió a la calle, con la intención de caminar un poco, rutina que llevaba haciendo desde aproximadamente un par de meses.
Nada más poner el pie en la calle, notó el fresco de la mañana pero miró hacia el cielo y lo vio completamente despejado. Hoy iba a hacer un día maravilloso.

Anduvo durante hora y media y cuando pretendía regresar a su casa se acordó del clavo que había hundido en la sombra de Mary y, con media sonrisa cubriendo su rostro, se dirigió hacia el lugar donde se encontraba. No es que creyera demasiado en ello pero, por si acaso, pretendía sacar la punta de la tierra, para evitar que su amiga sufriera algo más que insoportables dolores de cabeza.

Encontró sin mayores dificultades el clavo enterrado y se agachó para extraerlo, pero con sus propias manos no pudo hacerlo. Buscó por el suelo un objeto que pudiera servirle para arrancar el clavo y a varios metros encontró algo que tal vez pudiera facilitarle el trabajo. Cuando lo fue sacando, no sin esfuerzo, sus ojos se abrieron mostrando una mezcla de asombro y estupor. El clavo estaba manchado y hasta que no lo sacó del todo no advirtió de qué se trataba.

El pequeño trozo de acero chorreaba un viscoso líquido rojo que desprendía un intenso aroma que a Iñaki le pareció dulce. Tocó aquél líquido con sus dedos y se lo llevó a la nariz.

-Sangre.-murmuró sobrecogido.

En ese mismo instante, Mary estaba desayunando en su casa. Había dormido perfectamente y se había puesto unos pantalones negros y una blusa blanca. Se iba de compras con algunas amigas, pero antes estaba el desayuno.

En cierto momento, poco después de que su amigo Iñaki extrajera el clavo del suelo, Mary recibió una fuerte sacudida en la cabeza, como un potente balonazo que le hizo inclinar su cuerpo hacia delante de manera violenta, chocando su cabeza contra la mesa y haciéndose una grieta en la frente. Aulló de dolor, pero su sufrimiento no había acabado aún.

Iñaki, sorprendido aún por el clavo que tenía en su mano, limpió con su jersey la sangre y comenzó a asustarse al descubrir que por mucho que limpiara, el clavo seguía chorreando sangre, como si el pequeño trozo de acero tuviera una pequeña hemorragia. Preocupado, introdujo de nuevo el clavo en el agujero, hasta el fondo.

El cuerpo de Mary sufrió otra sacudida. La chica abrió los ojos, que estuvieron a punto de salirse de sus órbitas, y notó un intenso dolor en el interior de su cabeza, como si la hubieran perforado con un taladro hasta llegar a su cerebro. Vomitó sangre sobre la mesa y se levantó, aquejándose de un agudo dolor.

Sacó el clavo de nuevo e Iñaki comprobó que incluso el agujero estaba repleto de sangre, intento hacerlo más grande, para descubrir de dónde salía. ¿Habría algo enterrado? Con ayuda del propio clavo, fue agrandando el agujero.

Mary rodó por el suelo con las manos agarradas a la cabeza mientras aullaba de dolor. Sentía un fuerte suplicio en su cerebro, notaba como si le estuvieran hurgando en su interior, como si le mordiera una rata que pretendía alimentarse de su masa cerebral.

Cada vez el agujero del suelo era más grande. Iñaki estaba tan excitado que no se percataba que se había formado un charco de sangre que le estaba salpicando la ropa y le manchaba las manos; incluso tenía gotas de sangre sobre la cara. Siguió haciendo más grande el agujero, tratando de encontrar el origen para la irrupción de tanto líquido rojo.

La sangre le salía por los oídos y Mary dejó de gritar al vomitar de nuevo, esta vez trozos coagulados de sangre oscura. Sentía que su cabeza estaba a punto de estallar y percibía la impresión de que su cerebro se estaba agujereando.

Iñaki dejó de cavar cuando vio que su tarea resultaba imposible. Un gran charco de sangre como única respuesta, El chico metió los dedos. La sangre estaba caliente. Hurgó en el interior, tratando de descubrir algún animal enterrado.

El dolor cada vez era más insoportable. Su garganta rugió como un animal conducido al matadero y trató de ponerse de pie, pero a Mary le fallaron las piernas. Sus ojos se volvieron del revés, la oscuridad comenzaba a avanzar, penetrando por el gran agujero que debía tener en su cabeza. Estuvo a punto de perder la conciencia cuando, de pronto, el dolor desapareció, repentinamente.
Iñaki levantó las manos y se las vio completamente manchadas de sangre. Excitado y azorado, miró el charco de sangre y después el clavo. Recogió este último y lo lanzó lejos de allí. Después, respirando con dificultad, bajó la cabeza para mirar de nuevo el charco rojo. Vio algo entre la sangre, algo que le llamó la atención. Lo tocó con los dedos, parecía un amasijo de hilos. Sin dudarlo, lo aferró con la mano y tiró fuertemente.

El escalofriante alarido de Mary resonó en todo el edificio, haciendo temblar sus cimientos. Todo aquel que lo hubiera escuchado sabría, perfectamente, que aquél grito era desgarradoramente diabólico. Mary quedó tendida en el suelo, sin vida. De su cabeza manaba un reguero de sangre aderezada con trozos grises y verduzcos pertenecientes a su cerebro.

Iñaki levantó la mano triunfante cuando por fin consiguió sacar el manojo de hilos ensangrentado. Lo examinó con atención y pronto descubrió que no se trataba de hilos.
Era un manojo de pelo.


Lo soltó horrorizado cuando reconoció los graciosos rizos de la cabellera rubia de su amiga Mary. Observó de nuevo el charco de sangre y se levantó. Huyó del lugar, convencido de que algo trágico había ocurrido.

Minutos después, la sombra deformada de Iñaki se arrastró por el suelo y persiguió a su dueño.

10 comentarios:

Max dijo...

Rain, que ansiedad genera el relato; me ha gustado.
Feliz cumpleaños.

ana dijo...

Ahhhhh que es tu cumpleaños.

Pues Felicidades.

Joder me engancho tu historia. Ha sido increible, y joder se me ha encogido todo.

Hay que hacer un corto niñooooo.

Un besito muy fuerte, y gracias por este momento.

Rain dijo...

La idea para este relato se la debo a Stephen King, o mejor dicho, a una frase suya.
Recientemente leía uno de sus libros cuando, en una de sus introducciones, pude leer: " (...) podías arrancar la sombra de una persona con una estaca de acero (...)"
Fue suficiente, porque las imágenes de este relato se fueron sucediendo en mi cabeza como una ventisca y en un par de días lo tuve terminado. Dejé pasar varios días y después lo corregí.
Sigo notando que el relato tiene fuerza y espero que os haya gustado.
Tal vez a partir de ahora no miremos nuestras sombras con la misma indiferencia que antes, procurando que no se arrastren por el suelo, como seres inferiores. Lo que nadie sabe, no al menos hasta este momento, es que cuando las luces se apagan... las sombras a las que nadie puede ver... se levantan.

Silvia dijo...

Uuyy, bien cerquita la voy a tener a la mia desde ahora.

Bueno pues felicidades si es tu cumple como he leido, y que nadie le regale nada a tu sombra,... por si acaso.

Estupendo como siempre. Besos.

CG: "Calavera y diablito" dijo...

Mi enhorabuena...Un gran relato!!!...

Me recomendaron tu blog y veo que no se equivocaban. Un saludo

Anónimo dijo...

Te has salido con el relato. Buenisimo, gracias. Espero leer pronto alguna novela tuya.

S.Jarré dijo...

Me encantó el relato, voy a leermelos todos, porque me encantan los cuentos de terror, misterio, etc ;) Te encontré en lo de mi viejo amigo Pedrito Amoros, y la verdad, excelente tu blog.

Abrazo!

alvenon dijo...

Hola Rain, que buena historia, es impresionante, creas tensión macho, si te digo la verdad tus relatos crecen a medida que los vas leyendo, y según iba leyendo tu relato de las sombras, una sombra en mi mente me impidio moverme del asiento,lo has clavado, jejeje, eres un señor máquina, por cierto, estoy trabajando ahora técnicas de ilustraciones de terror, quizás en el futuro, cuando tenga dominada ésta faceta, si te interesa, podriamos trabajar conjuntamente para hacer un proyecto de cómic, yo ahora estoy con dos proyectos de cómic, uno personal como autor, y otro en el que colaboraré como colorista, pasate por mi blog, tengo cosillas nuevas, aparte, si necesitas alguna ilustración para algún relato que vayas a hacer,de tu blog comentamelo, porque me interesa ir tocando el estilo realista y de terror, saludos, cuidate.
Alvenon

estoy_viva dijo...

Guaaauuuuu menudo relato me has dejado nerviosa perdida, que realismo parecia que era yo la que me estaban clavando el clavo..
Un placer leerte.
Con cariño
Mari

Anónimo dijo...

Hola.
Antes de nada, perdona que te escriba esto como un comentario, pero es que no vi tu email en el tu blog
Soy el webmaster de publizida.es

Publizida BLOG'S es un ranking / directorio de clasificación de blogs en español, creado con el único propósito de dar a conocer los mejores blog's

Registrando su blog en Publizida BLOG'S accederás al servicio de estadísticas gratuitas y podrás participar en el TOP.RANKING
También puedes acceder a la valoración que los usuarios hacen de su página.

Y lo mas importante...
darte a conocer y aumentar el numero de visitantes a tu BLOG de manera totalmente gratuita.


Si te interesa puedes darte de alta

ALTA DIRECTORIO DE BLOGSo visitanos en ......

DIRECTORIO DE BLOGSHTTP://PUBLIZIDA.ES


Muchas Gracias por tu tiempo... y disculpa si no fue la mejor manera de darme a conocer.

Un saludo.

DAVID T.
Webmaster de Publizida.es